3
97

Vejez y soledad

El binomio vejez-soledad está presente en el imaginario colectivo. Ambas cosas van de la mano o al menos esa es la percepción de la calle. El barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de mayo de 2009 señalaba que la población encuestada creía que casi el 46% de la población mayor vivía sola, cuando en realidad no superaba el 20% en ese momento. No obstante, hay que diferenciar la soledad objetiva (aquella que se da al vivir solo sin que ello implique una experiencia desagradable, puede ser buscada y enriquecedora) y la soledad subjetiva (se refiere al sentimiento doloroso de sentirse solo y no es buscado).

De las 4.638.300 viviendas unipersonales en nuestro país contabilizadas en 2016, la mayoría corresponden a mayores de 65 años (el 41,7%). El caso de los hombres mayores de 65 años (que viven solos) representa 565.800 viviendas y en las mujeres, 1.367.400, según la Encuesta Continua de Hogares 2016, difundida por el INE. Y existen también diferencias en la percepción del sentimiento de soledad entre hombres y mujeres.  Según informaciones de 2006, un 32% de las mujeres mayores de 65 años declara sentirse sola a lo largo de las últimas semanas, frente al 14% en los hombres.

Estudios sobre la soledad

Tal y como publica la Revista Española de Geriatría y Gerontología, la soledad es un proceso multifactorial en el que influyen la tristeza, la enfermedad o la inactividad, y entre otros, claro está: el vivir solo.  Los tiempos cambian, dicen, y eso puede haber variado las antiguas formas de vivir en comunidades rurales, dejando paso a la vida urbana anónima. Esa que se da en los países en donde la cultura del individualismo predomina y  hace que la soledad sea más acusada.

El primer estudio en nuestro país se elaboró en 1975, conocido como el informe GAUR. En esta investigación se decía que el 8% de las personas de más edad decía sentirse sola “casi siempre” o “con frecuencia”, y un 20% “alguna vez”. En 1986, la Sociedad Española de Geriatría estimaba que el 21% de mayores se había sentido solo. En 1990, el CIS afirmaba que el 23% de los mayores españoles percibía la soledad. Dos años más tarde, el Eurobarómetro calculaba que en España entre el 10 y el 14% de personas mayores se sentía sola. En 1998, el IMSERSO, junto con el CIS, elaboró un estudio monográfico sobre la soledad: la cifra de mayores que se sentía regularmente, bastante y muy solo alcanzaba el 30%. En 2002, el CIS decía que el 40%  de mayores sentía la soledad “con frecuencia” y “algunas veces”. Y en la Encuesta de Condiciones de Vida de 2006 se habla de que el 24% de personas mayores percibía ese sentimiento.

 

 

 

Ver Comentarios

No Responses Yet

Leave a Reply